TRATAMIENTO ANTIDESLIZANTE – SUELOS

Aplicado por personal técnico, se crean tratamientos antideslizantes para suelos  en superficies de composición mineral que son resbaladizas. El tratamiento realiza una modificación microscópica de la superficie, creando un campo de adherencia que incrementa la resistencia al deslizamiento. Ensayos de laboratorios acreditados muestran la eficacia de nuestros productos de acuerdo al Código Técnico de la Edificación.

TECHNOGRIP dispone de distintos productos que se ajustan a cada tipo de pavimento, siendo eficaz en: bañeras y platos de ducha de acero esmaltado y porcelana, gres porcelanico, gres esmaltado, cerámico, gres extrusionado, granito, silestone, terrazo, revestimiento vítreo, hormigón pulido, mármol, etc.

El tratamiento no requiere de obra y la superficie puede ser utilizada inmediatamente después de su aplicación. Los tratamientos pueden ser realizados en cualquier horario evitando interrumpir la actividad habitual del establecimiento. El tratamiento no modifica las características básicas del suelo y no se producen alteraciones significativas en la estética.

TRATAMIENTO ANTIDESLIZANTE – RESINA EPOXI

Especialmente indicado para superficies de madera, vidrio, epoxi y metal, donde los tratamientos antideslizantes químicos no son eficaces. Es una solución que se fija de manera duradera sobre el soporte donde se necesita aplicar. Añadiendo sílice se consigue resistencia al deslizamiento de acuerdo a normativa vigente (Clase 3 – Código Técnico de la Edificación).

Resiste la intemperie y los lavados, siendo su limpieza y mantenimiento sencilla. Disponible en rugosidades: interior/estándar y exterior/alta. Disponible en colores negro, blanco, gris, marrón, amarillo, transparente.

Los Tratamientos Antideslizantes Technogrip están garantizados por varios años. El certificado de garantía acredita la finalidad preventiva del tratamiento y que este ha sido realizado para reducir el riesgo de caídas y accidentes por resbalamiento. En este sentido, los tratamientos antideslizantes contribuyen al cumplimiento de la legislación vigente, en lo referente a la exigencia de que los suelos sean antideslizantes. En concreto la DIRECTIVA EUROPEA 89/654, LEY DE PREVENCION DE RIESGOS LABORALES 31/95 Y REAL DECRETO 486/97.